El que ya fuera preparado físico del conjunto tinerfeño dará el salto a los banquillos esta nueva temporada acompañando a Albert Español en la dirección

Fermín Bennasar lleva vinculado a la natación y el waterpolo desde hace más de 20 años como jugador y entrenador de nadadores, lo que le ha hecho tener la titulación de Entrenador Superior Nacional de ambas modalidades. El tinerfeño se incorporó al cuerpo técnico del Waterpolo Tenerife Echeyde la pasada temporada como preparador físico, pero en la 2020-2021 se enfrenta al mayor reto deportivo de su carrera, tal y como reconoce. “Ser segundo entrenador es un gran salto, pero tener a Albert Español a mi lado me da mucha seguridad y confianza”, comenta.

Así, su labor seguirá orientada a la preparación física, pero también con cierto peso en el día a día a la hora de preparar y organizar los entrenamientos, ejercicios, además del trabajo técnico y táctico. “El hecho de que Albert sea entrenador-jugador hace que mi responsabilidad aumente, ya que él también estará en la piscina. Toca aprender y afrontarlo con valentía”, explica Bennasar.

En este sentido, asegura que, aunque nunca imaginó trabajar codo con codo con una referencia del waterpolo como Albert, intentará aportarle cierto conocimiento de cómo es la estructura del club, el funcionamiento y la cantera. Para el preparador, este último aspecto también será un gran pilar este año con la beca, en la que participará organizando las pruebas, y, sobre todo, con la incorporación de Ignacio Gutiérrez y Marc Salvador, ambos jugadores del club, a este cometido.

Bennasar adelanta que los entrenamientos comenzarán a finales del mes de agosto

En cuanto a los entrenamientos, Bennassr adelanta que se comenzarán a finales del mes de agosto con un ritmo suave y con la intención de engrasar la maquinaria. “Vamos a empezar poco a poco para evitar lesiones y con unas ocho semanas de antelación al comienzo de la liga”, cuenta el segundo entrenador, quien opina que el confinamiento por el coronavirus no afectará demasiado a la parte de fuerza de los jugadores, pero quizás sí a la aeróbica.

Por delante le esperan semanas de trabajo y una temporada ilusionante en coordinación con Albert Español, con quien ya ha hablado varias veces para darle a conocer la plantilla, las circunstancias de cómo se entrena en la piscina y marcar unas pautas iniciales. “Primero que nada tenemos que conocernos todos bien y empezar a construir un espíritu ganador, que Albert sabrá transmitir como ese jugador franquicia que faltaba el año pasado”, concluye.

Foto | lacorchera.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies