El tinerfeño afronta con ganas su quinta temporada como jugador con un nuevo reto más allá del crecimiento individual: ser entrenador de categorías inferiores

Ignacio Gutiérrez comenzará en la temporada 2020-2021 su quinta campaña como jugador del Waterpolo Tenerife Echeyde con un reto que irá más allá del conjunto de División de Honor: ser entrenador de las categorías inferiores. El tinerfeño, que también es Maestro de Educación Primaria especializado en Educación Física, considera la oportunidad todo un orgullo. “Este año no pensaré tanto en el crecimiento individual, ya que quiero aportar más al club y hacer crecer la cantera”, reconoce.

Desde que empezó a jugar al waterpolo con 10 años en Los Realejos, Gutiérrez siempre ha estado ligado a la enseñanza con los niños, ya sea como monitor en campus o trabajando en el Club de Natación Teneteide. En este sentido, cree que esta experiencia y su trabajo del año pasado, donde ya estuvo en contacto con la cantera prestando ayuda a algunos entrenadores, ayudará a que todo sea más fácil a la hora de conocer a los chicos, así como que entiendan su mensaje.

En las categorías inferiores formará equipo con Albert Español, jugador-entrenador del combinado chicharrero que estará implicado con las jóvenes promesas, y Marc Salvador, nuevo coordinador de la cantera y jugador. “Yo me centraré más en el día a día, entrenamientos y partidos de los filiales, siempre en coordinación con Albert y Marc, dos grandes que me van a hacer aprender mucho”, explica el realejero, quien considera que, aunque va a ser complicado compaginar sus dos labores, las ganas podrán frente a todo.

Con respecto a los objetivos que se marca, Gutiérrez tiene claro que todo se debe orientar a convertirse también en un club de referencia en cantera y aumentar el número de licencias lo máximo posible. Por ello, afirma que la beca de jóvenes promesas del Echeyde es una oportunidad única y una motivación extra para todo canario que ame el waterpolo y quiera jugar a un alto nivel en el futuro.

Por otro lado, no pierde de vista su papel como jugador. “Estoy muy motivado para seguir dando mi garra y mi intensidad de siempre, además, soy optimista porque creo que el nuevo formato de Liga nos beneficiará y va a equilibrar todo”, opina. Esta motivación y compartir vestuario con Albert Español, quien define como una leyenda del waterpolo, hacen que la nueva campaña sea muy esperada por el tinerfeño. “Albert nos añadirá un plus de competitividad, ya hemos pagado la novatada y estoy convencido de que nos esperan grandes cosas”, concluye.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies